Juegos y juguetes para la igualdad

Detalles

Juegos y juguetes para la igualdad

Desde que nace un bebé, los adultos le hablamos y movemos de forma diferente según sea una niña o un niño. También se les rodea de objetos, juguetes, adornos, ropas y colores diferentes.

Se busca dejar bien clara la diferencia de los sexos. De forma tan sutil, que ni nos damos cuenta. Así, a lo largo de los tres primeros años de vida se estimula más la actividad física en los niños que en las niñas. En cambio a las niñas se les acaricia y se les habla más.Y después se sigue reproduciendo un modelo de sociedad sexista. Las mujeres tienen asignados unos roles: cuidar, servir, ayudar, ser femeninas y coquetas, ser sumisas y apaciguadoras,…etc. Y los varones tienen permiso para centrarse más en sí mismos, mostrar más agresividad e impulsividad.

Tales comportamientos se transmiten desde la familia, la escuela, el grupo de amistades, la televisión, los medios de comunicación, los videojuegos, las modas, y un largo etcétera.Y esto afecta no solo al comportamiento sino también a las emociones. De modo que los niños tienen “permiso” para demostrar más la rabia, la violencia y agresividad. Pero se les “niega” la expresión de la tristeza, el dolor, el miedo o la inseguridad. Mientras que con las niñas pasa lo contrario.

Pero las PERSONAS pueden sentir todas las emociones posibles. Y hay cualidades que no son exclusivas de uno de los sexos. Somos iguales en casi todas las cosas… menos en la pura biología o anatomía.El problema real no está en pensar que niños y niñas son diferentes, sino en encasillar a los niños y a las niñas en un papel ya determinado y en dar menos valor a lo vinculado con las niñas y con lo femenino.

¿Tienen sexo los juguetes?

Pues claro que no. Son simples objetos. A pesar de esto, el valor que les da la sociedad puede ir asociado a determinados roles “de género” (o sea, propios de niños o de niñas). 

¿Un camión de juguete solo puede usarlo un niño? No, claro. Niños y niñas pueden jugar a deslizar las ruedas, cargarlo de arena, hacer carreras,… Si es grande, subirse encima… Hombres y mujeres adultos pueden conducir con igual pericia cualquier tipo de vehículo.¿Es una cocinita un juguete que solo pueden usar las niñas? Pues vaya tontería. Con lo que disfrutan ellos y ellas haciendo comiditas ficticias. Hay estupendos chefs y muy buenas cocineras en todas las partes del mundo. Y en el hogar, cada vez más hombres comparten la tarea de cocinar con sus parejas.

¿Hay juegos y juguetes sexistas?

Pues sí. Y son demasiados. Lo son todos los que mantienen una asignación artificial de roles que no son equitativos. O sea, los que remarcan las desigualdades entre hombres y mujeres. No es justo que se considere a un sexo “superior” o más “fuerte” o que en la sociedad sea el más dominante.Así, un camión de juguete pasa a ser un juguete sexista si a la niña que lo usa se le dicen cosas como:

  • Eso es cosa de niños, tú no tienes que jugar a eso”. No te subas que se te ven las braguitas. Eso no es propio de una nena de tu edad”.Una chica no puede conducir camiones. Pareces un marimacho”.

  • Y la cocinita se vuelve sexista si los adultos dicen:

  • No vayas a jugar con eso que es de niñas”. No seas nenaza. ¿Qué haces jugando a las comiditas?” Si juegas a eso los otros niños se van a reír de ti”.

Los juguetes se fabrican en masa. Son productos de consumo que muchas veces se compran sin pensar en la función educativa y social que pueden tener. Y sin darnos cuenta de que al seguir comprando muñecas con cuerpos imposibles, excesivamente delgados y surtidas de decenas de adornos superfluos, y llenos de brillos artificiales estamos poniendo las primeras piedras del sometimiento a la moda que oprime a tantas chicas y mujeres adultas.

¿Qué juegos o juguetes no son sexistas?

¡Todos! La clave está en el modo de usarlos y en la forma de jugar.

Se trata de que cualquier juego, cualquier juguete:

Lo puedan usar tanto las niñas como los niños.

Sirva para desarrollar habilidades físicas: equilibrio, coordinación, puntería, fuerza,… Por ejemplo todos los artículos deportivos, las canicas, diábolos, arcos, balones, cuerdas de saltar,…

Sirva para desarrollar capacidades intelectuales: memoria, ingenio, constancia,… Como los juegos de mesa, de naipes, los puzles y juegos de memoria, las construcciones…

Potencie los valores y cualidades humanas: cooperación, fantasía, imaginación, creatividad,… Tales como los disfraces, las cocinitas, los muñecos, las marionetas, las construcciones…

Favorezca el juego en equipo: aprender y respetar normas; saber perder y ganar; cooperar con el grupo…. Como ocurre con muchos juegos de mesa o algunos deportes.

Ayude a pensar, a investigar, razonar, aprender en suma, para que puedan ir comprendiendo cómo es el mundo real.

¡¡¡Y que sean divertidos!!! Aunque los niños tienen la maravillosa capacidad de convertir en divertida casi cualquier cosa.

No deben contribuir a perpetuar los roles de género basados en la desigualdad, el sometimiento y la sumisión, o hacer creer que las niñas son más débiles y los chicos más fuertes.

Y si alguien critica a un niño porque juega a un juego “del otro sexo”, pero sus padres le alaban y apoyan, le explican los valores que desean que desarrolle independientemente de los juegos y juguetes… esa crítica quedará “desactivada”

Para saber más

Fuente: Familia y Salud

Autor/es:

Ana Martínez Rubio. Pediatra. Centro de Salud de Camas. Camas (Sevilla)

Begoña Gil Barcenilla. Pediatra. Plan Integral de Obesidad Infantil de Andalucía. Junta de Andalucía

Guadalupe Longo Abril. Enfermera. Plan Integral de Obesidad Infantil de Andalucía. Junta de Andalucía

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

   

Buscar en la web  

   

Guias de salud  

guia1

corazon

corazon

   

Síguenos en Facebook  

   

Síguenos en Twitter  

   

Siguenos en tu móvil  

   

esDIABETES  

   

iCoach  

   

El cuerpo por dentro  

   

Principio de complementaridad HONcode

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual.


Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.